Cómo concebir un bebé de forma natural

Una riata capaz de producir los 3 estados de la materia

2020.11.04 18:05 HerrChaac Una riata capaz de producir los 3 estados de la materia

Escribo esta historia mientras disfruto de una natilla de chocolate que me recuerda el dulce y marrón fluir del ritmo de mi vida, cremoso, espeso y de ratos grumoso.
Estaba regresando de hacer las compras en el supermercado con mi madre, la mujer que siempre me acompañó, me amo y me mimó con un cariño fuera de este mundo. Sus gustos musicales iban desde la música que sus padres le enseñaron, hasta el pop de finales de los 90 y principios de la década del 00. Para el instante en que me di cuenta de lo que estaba pasando íbamos en la cuarta pista del álbum de éxitos del verano de 1997. Los vidrios de mi ventana fueron los primeros en salir disparados como fragmentos de una Granada seguidos del crujido de la puerta de fierro barato con el que se construyen los automóviles de la Toyota. Era un camión de helados que un piedroso de la Colonia se había volado después de asaltar al pobre conductor que venía de su larga jornada vendiéndole paletas de nesquik a los niños que venían saliendo de la primaria en el turno de la tarde. En ese momento mi mente recordó que en una clase de biología de hace 4 años el maestro nos explicó que cualquier animal mayor a 50 kilos calificaba como megafauna. Es increíble como un niño de 7 años puede caer en esa categoría, malditos sean sus padres por amamantarlos con coca cola hasta que sus miados tuvieran la consistencia del jarabe de maíz. El camión de helados se paró de golpe transmitiendo a nuestro auto toda la inercia que su satánica y drogadicta conducción le acumuló. Vi mis dos piernas temblar como espaguetis recién cocinados un segundo antes de que nuestro vehículo comenzara a dar vueltas sin control al ritmo de BACKSTREETS BACK, ALRIGHT! TU TURURURU TU TURURU. Salí disparado por la ventana como si estuviera en modo creativo para después aterrizar sobre la suave ventana de cristal de un sex shop que estaba incómodamente en medio de la avenida, ahí desperté lleno de sangre, vidrios y el lubricante anal de máximo rendimiento que ten [8:01 p. m., 5/10/2020] Satán: Escribo esta historia mientras disfruto de una natilla de chocolate que me recuerda el dulce y marrón fluir del ritmo de mi vida, cremoso, espeso y de ratos grumoso.
Estaba regresando de hacer las compras en el supermercado con mi madre, la mujer que siempre me acompañó, me amo y me mimó con un cariño fuera de este mundo. Sus gustos musicales iban desde la música que sus padres le enseñaron, hasta el pop de finales de los 90 y principios de la década del 00. Para el instante en que me di cuenta de lo que estaba pasando íbamos en la cuarta pista del álbum de éxitos del verano de 1997. Los vidrios de mi ventana fueron los primeros en salir disparados como fragmentos de una Granada seguidos del crujido de la puerta de fierro barato con el que se construyen los automóviles de la Toyota. Era un camión de helados que un piedroso de la Colonia se había volado después de asaltar al pobre conductor que venía de su larga jornada vendiéndole paletas de nesquik a los niños que venían saliendo de la primaria en el turno de la tarde. En ese momento mi mente recordó que en una clase de biología de hace 4 años el maestro nos explicó que cualquier animal mayor a 50 kilos calificaba como megafauna. Es increíble como un niño de 7 años puede caer en esa categoría, malditos sean sus padres por amamantarlos con coca cola hasta que sus miados tuvieran la consistencia del jarabe de maíz. El camión de helados se paró de golpe transmitiendo a nuestro auto toda la inercia que su satánica y drogadicta conducción le acumuló. Vi mis dos piernas temblar como espaguetis recién cocinados un segundo antes de que nuestro vehículo comenzara a dar vueltas sin control al ritmo de BACKSTREETS BACK, ALRIGHT! TU TURURURU TU TURURU. Salí disparado por la ventana como si estuviera en modo creativo para después aterrizar sobre la suave ventana de cristal de un sex shop que estaba incómodamente en medio de la avenida, ahí desperté lleno de sangre, vidrios y el lubricante anal de máximo rendimiento que tenían en exhibición, esta cagado como pareciera que todo esta planeado desde un inicio, el lubricante anal trae lidocaína que sirve para disminuir el dolor durante la penetración, o en mi caso el dolor de 4 costillas rotas y 3 vertebras fracturadas. Las buenas noticias fueron que mi mama podría regresar a casa después de unos cuantos días en observación.
Las malas fueron que aparentemente el colon humano no está diseñado para soportar el equivalente a 5 verguiadas de Mike Tyson en 4 segundos. Teníamos poco tiempo para actuar y los doctores eran sumamente contundentes con su información sobre mi caso, no teníamos opción, mi culo estaba completamente obliterado por las fuerzas Newton de mi despegue y mis nalgas estaban totalmente inutilizables, iba a morir en cuestión de días cuando la mierda en mis intestinos se acumulara por no poder evacuar y mi vientre explotara como una fosa séptica a la que se le juntó la presion de sus gases orgánicos. Había una solución, un remedio peor que la enfermedad, la condición de mi maltrecho cuerpo no permitía la formación natural o artificial de un nuevo orificio para fungir como ano, por lo que había que emplear algún orificio que ya estuviera disponible.
Al principio fue un tormento, el dolor de las operaciones, el no poder moverme de la cintura para abajo, la reorganización antinatural de mis vísceras, mi madre me consolaba diciendo que todo dolor era pasajero, pero nadie ni nada me pudo haber preparado para el desafío que de ahora en adelante tendría que afrontar.
Aprendes a disfrutar de la sensación, con el tiempo, claro. Primero sientes la presión en el estomago que viene regularmente con las ganas de cagar, una sensación picante y grave que viaja de tu estómago hasta bajo tu ombligo, aquí es donde las cosas se ponen extrañas para mi, el área del perineo se entumece y mis bolas empiezan a cosquillear, un chorrito de orina con muchísima presión sale disparado de mi uretra precediendo el espectáculo que esta a punto de tomar lugar frente a la taza del inodoro, las venas del pene se hinchan mientras el tejido del tracto urinario se estira para hacer lugar al enorme pedazo de ñordo que baja desde mis intestinos, causando un doloroso placer al abrirse paso por mi órgano, el cual jamás en un millón de años podría haberse imaginado excretando heces humanas por su delicado ojo de cíclope. El estallido es resonante, como el de un pequeño cañón, disparando su marrón firme y apestosa carga hacia un charco de orines pungentes, amarillos casi naranjas. La cirugía hizo muchísimos estragos en mi organismo, pero es muy satisfactorio el poder contarle a la gente cercana a mi que desde aquel fatídico día puedo cagar de pie.
Fue solo cuestión de tiempo para que mis necesidades básicas se superpusieran sobre mis otras necesidades básicas, había algo en el morbo de ver cagar a mi pene que lo hizo extrañamente disfrutable, casi atractivo de mirar, supongo que fue la respuesta de mi cuerpo para no volverse loco de la repulsión cada vez que un granito de elote se asomaba en mis excrementos y raspaba eróticamente el interior de mi tracto urinario. Si querían saber como hacía pipi, mis orines se vaciaba cada vez que iba a hacer caca por la presión que mi colon modificado hacía sobre mi vejiga, pero aún podía orinar voluntariamente si así lo deseaba. Llego pues el día en donde decidí experimentar mi primera paja, unos cuantos meses después de mi operación final, sujete mi pene y me dispuse a ver algún video de orgías caseras en mi página porno favorita, fue extraño cuando noté que mi erección era un poco más gruesa de lo normal. El constante estiramiento de mi macana había suavizado mis tejidos al punto de que les permitió acumular mucho más sangre de lo normal, fue mi grata sorpresa antes de mi ingrato descubrimiento, la excitación hacia que mi pene soltara más gases de lo normal. En ese momento lo primero que pensé es que podía olvidarme de recibir sexo oral por el resto de mi vida, yo se que las mujeres son comprensivas ante los olores del acto sexual, pero dudo que alguien en su sano juicio disfrute la sensación de que se tiren un pedo dentro de su boca. Sin embargo la idea me causó un desconocido placer asqueroso, un pensamiento que me revolvió el estómago y me cosquilleo en las bolas.
Si alguna vez has respirado el aroma de la muerte, un animal atropellado, un matadero de vacas, sabes que es un olor que te debilita las rodillas, una sensación en el aire inquietante que le dice a cada nervio de tu cuerpo que salgas corriendo de ahí, es a lo que puedo comparar el olor de las descargas de mi próstata después de haber masajeado mi vigoroso miembro durante aproximados 15 minutos. Sabia que mi vida sexual era algo que había quedado en el olvido, si bien la noticia de mi pene cagante ya había tomado cierta notoriedad en mis redes sociales, no era algo que le contara a todo mundo. No me sentía acomplejado pero yo sabía que lo primero que pasaría por sus mentes es la imagen de de una fuente de helado escupiendo nieve de chocolate, por eso sabía que sería un problema si decidía continuar con mi relación.
Frida... corazón de mi vida, fuego de mis entrañas, dueña y señora de todas mis pajas, una bellísima mujer de tez morena y más o menos la misma estatura que yo, su hermoso cuerpo era más que suficiente para esclavizar la mirada de cualquier hombre mujer y entidad que tuviera la fortuna de posar su vista en ella y por si fuera poco, la intensidad de su mirada era tan grande que casi era rival para su descomunal intelecto y elocuencia. Frida, la mujer más poderosa bella e increíble que jamás había conocido fue la razón por la cual el orgullo de mi nueva máquina de churros se transformó en vergüenza y odio por mi mismo, sensación con la que jamás imaginé que tendría que lidiar, pues aunque yo no era ni la millonésima parte de lo perfecta que era ella no me consideraba alguien de mal ver.
Era ya un año desde el accidente que cambió mi vida, mi madre quiso llevarme a la iglesia para agradecerle a dios el habernos dado una segunda oportunidad de rondar su tierra, pero era también mi aniversario de 6 meses con aquella mujer que robó mi corazón. Ya avanzada la misa veía mi cuerpo y aunque lo más natural hubiera sido sentir ira contra aquel dios que se robó mi culo después de habermelo prestado durante 24 años, pensaba ¿si estoy hecho a imagen y semejanza del señor, es que el también cagaba por el pene? Y si fue así, de que tamaño era la santa verga de Jesús? Por donde cagaria la virgen María de haber perdido el ano igual que yo? Todas estas preguntas eran para distraerme de lo que sabía que se avecinaba, Frida era una mujer caliente, cachonda y pervertida como ella sola, hasta ahora había logrado mantenerla contenta con fajecillos y mamadas de pantufla, pero cada vez eran más directas sus insinuaciones de que necesitaba una buena rascada de tripas y solo un apéndice masculino saciaría su primal deseo. Quizá podía convencerla de que estaba guardandome para el matrimonio? No... alguna vez llegué a contarle de mi primera experiencia sexual cuando aún eramos amigos, a esa mujer no se le olvidaba el más mínimo detalle, a diferencia de mi que tenía que revisar 4 veces al mes su página de Facebook para asegurarme de que no se acercara su cumpleaños sin que yo ahorrara para comprar algún detalle nada pequeño para tan grande persona. Sin embargo el sermón de ese día logró tocar algo en mi interior, no se si fueron las poéticas palabras del señor sacerdote sobre el valor de la honestidad entre los siervos de dios, o si fueron las manchas de mole poblano que estaban en su sotana y me hacían pensar que estaba comiendo mierda hace apenas minutos de haber comenzado la ceremonia del mediodía. Era verdad, tenía que juntar el valor suficiente para confesarle a mi pareja que mi pene estaba descompuesto, que el destino me arrebató la capacidad de cagar como una persona normal, ella en su infinidad bondad sabría entender mi situación, quizá hasta encontrar una solución a nuestros problemas en la intimidad. Eran pasadas las 4 de la tarde, llegue a la casa de mi enamorada con el miedo de un niño pequeño que acaba de cometer una travesura y es cuestión de segundos para que sus padres vengan a regañarlo, estaba sudando frío, se me cortaba la respiración, toqué la puerta y en ese instante mi mano se paralizó con terror, fija en su posición sin que yo pudiera moverla, no pasa nada, no le tengo que confesar nada, veamos hasta que momento puedo mantener esta mentira de relación y conservar un poco de mi dignidad. Abrió la puerta. Mis ojos se quedaron clavados en los suyos, paralizados igual que el resto de mi existencia, blanca, fría, muerta, que grande fue el dolor de mi alma cuando mis labios comenzaron a moverse solos y pronunciaron las horrorosas palabras "tenemos que platicar de algo"
Imbecil, pendejo idiota pendejo imbecil, me repetía a mi mismo en cólera mientras avanzaba tomado de su mano hacia la sala de su casa, ella era una mujer con muchísima suerte, inmediatamente graduada de la universidad logró encestar su posición en una firma de abogados particulares que le permitieron independizarse de su familia, no como yo, fracasado, desempleado y estudiando una carrera que no iba en ninguna dirección. Llego el momento de sentarme en el sofá que habitaba en medio de la casa, como un gato gordo y orgulloso que ignoraba todos los conflictos a su alrededor, los instantes parecían eternidades, los recuerdos más vergonzosos de mi vida se proyectaban frente a mi como películas hechas solo para atormentarme en mi momento de mayor debilidad, el alivio para mi alma solo llegaría si se abría la tierra bajo nuestros pies y un cataclismo apocalíptico borraba a la humanidad del mapa en este momento, pero yo sabía que no existía un dios tan bondadoso como para hacerme el favor, después de todo fue su culpa que yo estuviera viviendo este calvario. ¿Todo bien? Parecía que era la primera vez que hablaba con ella, no sabía que decir, estaba atorado en un estado de catatonia, demasiado crudo y tenebroso como para describirlo con palabras, quería correr, quería llorar, quería terminar con todo lo más pronto posible, mi alma se quebró y rompí en llanto, su inocente cara de preocupación, tan cálida, tan tranquilizadora, con solo verla recupere mi humanidad y con ella el valor para contarle. Mi amor, no he sido honesto contigo. Con esto abrí el monólogo con el que iba a iluminar toda sombra de duda sobre por qué jamás invitamos a mi pene a nuestras conversaciones románticas. La adrenalina del momento nubla los recuerdos sobre mi conversación con ella, se que le conté a detalle mi punto de vista de la experiencia, le conté sobre mis procedimientos quirúrgicos, le conté con todo el pesar de mi corazón el por que yo jamás bajaba el asiento del baño, no importa cuántas veces fuera, para mi no había necesidad de sentarse, nunca más la tendría. Su perfecto rostro, tan pulcro que parecía haber sido tallado por los grandes maestros del renacimiento en el más fino mármol italiano, quedó con una expresión de sorpresa ¿quizá asco? ¿Quizá miedo? Quizá la naturaleza tan desagradable de mi situación le resultaba tan extraña que no había una forma correcta de responder...
Su mano se posó cálida y suave sobre mis pantalones. Mi susto fue tal que solté un pequeño gas por la punta de mi pichula, un gas pequeño corto y sonoro como el disparo de una pequeña pistola de tobillo, miró hacia mi entrepierna, con unos ojos de bestia salvaje, unos ojos que jamás había visto en su impecable cara, me susurró al oído cosas inexplicables, inentendibles, ella alguna vez escuchó la historia del milagro médico que fue mi órgano sexual, ella soñaba, fantaseaba con poder conocer una pija tan única en el mundo, una riata capaz de producir los 3 estados de la materia, como algo de ciencia ficción. Ella satisfacía sus pavorosos deseos sexuales masturbándose frenéticamente una y otra vez dejando a su imaginación que sería de la pobre salchicha aquella si se llegara a topar con esta máquina sexual de mujer. Mori en ese instante, había muerto 3 veces en los últimos 5 minutos y sin embargo el coloso tifón de emociones que me revolvían el estómago no se detenía, mi cerebro, mi mente, mi realidad no lo podía creer, en vez de darle asco esta mujer tenía fantasías sexuales con un pene que hacía caca, no sabía cómo proceder. Pero ella... ella se encargó de manejar mi cuerpo quien hacía un buen rato había perdido a su piloto y copiloto, yo no era más que un maniquí tieso y caliente a su merced, su mano frotaba mi entrepierna mientras su viscosa húmeda y rosada lengua subía y bajaba por mi cuello sin que yo pudiera decidir si lo disfrutaba o no, la naturaleza llamó, mi órgano genital, como una imponente estatua de bronce, tan dura que es indestructible, se erigió casi rompiendo mis calzoncillos, manchados de un coctel de sustancias, un poco de gas, un poco de orines, un poco de líquido pre seminal, ella respondió a esta involuntaria acción bajando mis shorts hasta mi rodilla, donde instantáneamente mi resorte salió disparado rebotando como si fuera de dibujos animados. BOIOIOIOIOIONGGGG, se detuvo unos instantes, estaba viendo la culminación de todos sus deseos más oscuros, estaba viendo lo que alguna vez fue para ella tan lejano que era prácticamente imposible, estaba observando el pito del hombre que más la amaba, y que ella más amaba en todo el universo. Estaban a punto de culminar el más hermoso acto de amor.
Yo había desayunado tlacoyos, un tipo de desayuno mexicano con base de pan untado de frijoles y con algún guisado, coronado de "pico de gallo" el cual me encantaba bañar sin medida de salsa picante, acompañado de una taza de café negro con un poco de azúcar. Todos estos, ingredientes para la perfecta tormenta de irritación intestinal que se pudiera concebir en el pensamiento, el mismo día que mi mujer se disponía con la rectitud de una bala y la fuerza de un elefante cargando, a meterse mi ano venudo largo y rosa en la boca, sabía que no debía, que le podía decir que cualquier otro día lo podíamos intentar y que hoy no era un buen momento, pero no pude, mis más bajos instintos animales me mantuvieron quieto como un León anestesiado mientras me dejaban la ñonga seca como un hueso. Yo hasta este momento desconocía dicha información, pero frida era capaz de succionar una pelota de béisbol a través de una manguera, su técnica de mamado conjunto a sus manos masajeadoras, podían sacarle semen hasta la pata de una silla, estaba tan perdido en la sensación, sensación que hacia más de un año no tenía el placer de disfrutar y a la vez tan fascinado por ver a este ser, tan candido como asqueroso, tan etéreo e inefable como repugnante, metía con fervor adentro de su garganta la parte de mi cuerpo por donde salían sustancias olores colores y sabores que no tenían nombre ni lugar en la civilización moderna. Tras un festín de sonidos golosos, viscosos y sensaciones paradisíacas sus pupilas se fueron a la dirección de las mías y sonrió, mientras sus labios mascaban mi prepucio con delicadeza. Su mirada inmarcesible me bajo de mi fantasía a la realidad, tan bruscamente que me tiré un pedo, un pedo directamente frente a su cara, nada podía prepararme para lo que la luz que entraba a mis ojos me permitió ver. Sus fosas nasales se abrieron como dos portones de una iglesia, y aspiraron violentamente el aire que de mi pene había emanando, sus ojos perdieron el brillo, llorando del dolor, del asco y del placer que claramente mi culo, que a la vez era mi cañon de hijos le había proporcionado, se volvió errática, se arrancó la ropa en un abrir y cerrar los ojos, salvajemente como una fiera en celo, violenta y agresiva, se montó en mi, que aún tenía los pantalones en las rodillas y en un acto que no podía haber anticipado por el contexto de mi situación, me golpeó el estómago con ambos puños, como si quisiera castigarme por no haberle contado mi penoso secreto antes, el golpe adelantó el flujo de mi tracto digestivo y adelantó un pequeño chorro de orina con tintes marrones que salió purulento, espeso y cálido por mi uretra, ella no aguanto la vista y lo limpio con sus dedos, para después limpiarlos con esa boca de actriz de Hollywood. Sus sentones, productos de la limerencia y la locura, eran tan deliciosos, tan rasposos y cálidos, húmedos y apretados iban de arriba a abajo y arriba a abajo con sus descomunales nalgas y sus tetas de campeonato internacional rebotando al mismo ritmo que bailaban sus caderas sobre mi pedazo de tripa. Ningún mortal debería ser capaz de sentir una liberación, un placer y un dolor tan fuera de este mundo como yo lo sentí en aquel momento, ella era una diosa, físicamente más fuerte que yo, ensartó sus garras de animal en la carne de mis hombros mientras el ritmo de su sube y baja se aceleraba al punto de que mi cadera empezó a crujir, ya no había duda, esta amazona estaba decidida a darme muerte por snusnu, el dolor en mi vientre se comparó al dolor que sentí hace un año, cuando perdí el asterisco entre mis nalgas. Podía sentía el fluir caliente de la hemorragia interna bajar por mi ombligo dirigiéndose a mi pene, pero en la intersección de mis canales excretores se juntó el mojón de mi abundante desayuno chilango, con el sangrado de mis heridas, que me causaban un dolor ardiente y obtuso como una patada en las pelotas. Su clitoris vibrante y rosado se frotaba contra mi pubis, el cual tenía muy poco pelo por naturaleza, mientras mi macana, la cual por primera vez en mi vida se sentía minúscula para complacer a esta mujer que parecía crecer de tamaño a cada segundo, golpeaba su útero con propósitos destructivos, no podíamos más, lo veía en sus ojos, mis huevos se arrugaron momentos antes de que mi glande se expandiera mostrando mis venas moradas sobresalir de mi piel blanca dentro de sus cachetones labios vaginales, que parecían haber estado hechos solo para mi en ese instante, fue rápido, más rápido sus pezones de hot cake me asfixiaban mientras sus piernas se apretaban sobre las mías para atorarme en un candado del que no había escapatoria, un escalofrío recorrió mi cuerpo y el tiempo se detuvo por un instante. El mojón, de forma ovoide, firme por la fibra con la que se crió, salió propulsado como la bala de un cañón, donde toda la fuerza la proporcionaba mi esperma, espeso, entre blanco y rojo por la sangre que lo acompañaba, mi eyaculación y mi cagada fueron tan violentas que cuando mis heces golpearon su matriz Frida salió casi disparada, mientras el semen seguía brotando mi verga como la leche sale del cartón cuando la viertes sobre tu café un lunes en la mañana, todo esto acompañado de unos gritos cavernícolas, unos bramidos tan infernales, que hacían imposible escuchar los gemidos de placer de frida, quien yacía en el piso en posición fetal, inseminada por mi caca tiesa y apestosa, temblorosa y sudorosa, la mujer que hacía instantes parecía el ser más poderoso del planeta ahora tenía más en común con un bebé recién nacido, vulnerable y frágil, ahora todo sería nuevo para ella, el mundo estaba lleno de posibilidades infinitas. Para mi después de la gloria fue la caída, sus sentones animales habían sido tan grotescos con mi pobre cuerpo que la tragedia se volvió a repetir, después de hablarle a la ambulancia y del traslado al hospital los rayos x confirmaron que mi vejiga había explotado como un globo de agua, y mi pelvis, fracturada en tantas piezas que parecía un rompecabezas de nivel avanzado, si quería volver a caminar la terapia sería intensa, insufrible, pero lo haría todo, lo repetiría y después de eso lo haría de nuevo, con tal de poder complacer las escatológicas fantasías de mi diosa. La prisa para ir al hospital fue tanta que no le dio tiempo de expulsar el tampón de mierda que cargaba en el vientre, era como repetir aquel capitulo de ren & stimpy donde tenían un hijo, de popo, con ojos de elote amarillo. Ella conservo el producto de mis tlacoyos como un recuerdo de nuestra coprofilica experiencia, la experiencia donde la sangre, el semen, la mierda, los orines y los pedos, convivieron alegres en una danza del placer que jamás se repetirá en la historia escrita. Ahora me despido, mientras termino mi natilla de chocolate en la cama del hospital, donde tardaré un año para poder recuperar la sensibilidad en mi pene, la habilidad de caminar sin andador y quizá una vez terminada la faena, satisfacer las enfermas y apestosas fantasías de la mujer que de ahora en adelante llamaré mi amada esposa.
Fin.
Si llegaste hasta aqui acabas de leer la mas perversa de las obras del admin de crimenposting, un horror tan obsceno que me averguenzo de poder llamarlo mio. Muchisimas gracias por compartir
submitted by HerrChaac to copypasta_es [link] [comments]


2020.10.29 20:43 simonbeatriz Fertilidad y Análisis Hormonales

Hoy quiero hablaros de los análisis hormonales. Tengo muchas clientas que vienen a verme con analíticas de sangre hormonales ya hechas. Muchas de ellas me dicen que todas han salido bien, pero sin embargo no entienden por qué siguen sin quedarse embarazadas… super frustrante, ¿verdad?

Aún más frustrante me parece ver que algunos médicos ni siquiera solicitan análisis hormonales hasta que no llevas un tiempo intentándolo sin éxito. ¿Por qué? Sinceramente, no lo entiendo. Si hay algo que no sale bien, o algo que se puede mejorar, ¿por qué esperar hasta que lo hayamos intentado durante un año? Es una pérdida de tiempo y de esfuerzo, tanto a nivel mental como físico.

Parte de mi trabajo es ayudar a las mujeres a poder hablar con sus médicos y ginecólogos sobre la preconcepción. Porque la preconcepción es mucho más que tomar un suplemento prenatal.

A veces tenemos miedo de pedirle información al nuestro médico, o de comentarle algo que hemos leído, o que nos ha dicho otra persona e incluso a veces, otro profesional de la salud, por el miedo de que nos tachen de tontas o de ignorantes. Y ni es así, ni debería serlo. Tu médico trabaja contigo y para ti. Debe buscar lo mejor para ti y debéis trabajar como un equipo. Al igual que tu nutricionista.

Hoy quiero contaros cuales son las hormonas principales que deberías medir en una análisis hormonal antes de intentar concebir, así como algunos marcadores complementarios que a mí me gustara ver en mis clientas, cuando estan planeando tener un bebé.

Recuerda que las analíticas y con más razón, las hormonales, implican mucho más que simplemente asegurarte de que los valores se encuentran en los rangos de referencia del laboratorio. Desde una perspectiva funcional, más holística, analizamos qué niveles brindan la mejor oportunidad de concebir y llevar a término el embarazo.

Porque sabemos que normal no significa óptimo.


Empecemos con los básicos:

Estrógeno (Estradiol):
El estrógeno se produce en nuestros ovarios. El estrogeno es la hormona que impulsa el desarrollo de los folículos en la primera mitad de nuestro ciclo menstrual. A medida que los folículos crecen, más estrógeno comienzan a secretar. Este estrógeno le indica al cerebro que produzca LH (hormona luteinizante) que es responsable de desencadenar la ovulación. El estrógeno, además, engrosa el revestimiento del útero (endometrio) en preparación para el embarazo. Y a su vez, cambia la consistencia y estructura de su moco cervical, lo que le permite mantener vivo el esperma cuando estamos cercanos a la ovulación.

El estrógeno debe medirse el día 3 del ciclo. También se puede realizar entre los días 2 y 4, pero realmente el día 3 es el óptimo. ¿Por qué el día 3? El estrógeno fluctúa mucho a lo largo del ciclo, así que se estableció el día 3 como estándar en la medicina convencional.

El estradiol y la FSH (hormona estimulante del folículo) siempre se deben medir juntos. De cara a tomar decisiones de diagnóstico sobre la reserva ovárica.

Hormona Estimulante del Folículo (FSH):
La FSH no es una hormona ovárica. Es una hormona cerebral. Es producida en el cerebro por la glándula pituitaria y se comunica con los ovarios mandándoles la señal de que deben comenzar a desarrollar los folículos.

Si la FSH es demasiado alta, puede indicar que el cerebro está teniendo que hablar con sus ovarios muy alto para que respondan a esta señal. Podría ser una indicación de que los ovarios no producen hormonas de manera óptima. En otras palabras, no responden a la señal del cerebro para producir estrógeno y hacer crecer un folículo. Esto sucede de forma natural a medida que nos hacemos mayores, pero si sucede demasiado pronto, sería una señal para investigar más a fondo qué podría estar causando eso desde una perspectiva de fertilidad funcional.

La FSH puede fluctuar de un ciclo a otro, así que lo ideal es no usar un solo ciclo para hacer un diagnóstico. El estrés y el estilo de vida pueden afectar significativamente a la producción de FSH. Por lo tanto, trata de obtener al menos 2.

Hormona luteinizante (LH):
Esta también es una hormona que se produce en el cerebro, en la glándula pituitaria o hipófisis, y es responsable de desencadenar la ovulación.

Por lo general, la LH también se mide el mismo día, con FSH, en el día 3 del ciclo. ¿Por qué? Porque la relación entre los 2 puede dar mucha información, como un posible síndrome de ovario poliquístico o amenorrea hipotalámica, e indicación de que puede haber un ciclo anovulatorio.

Es posible que tu médico no te mida la LH si no se sospecha que puedas tener SOP u otros síntomas que apunten a un desequilibrio en la LH.

Hormona Anti-Muleriana (HAM):
Es una hormona que se utiliza para medir la reserva ovárica y, por lo general, está destinada a diagnosticar una reserva ovárica disminuida o insuficiencia ovárica primaria. La AMH es una hormona producida en las células granulosa de los folículos en desarrollo y aumenta cuando tenemos más folículos en desarrollo. Es una indicación de cuántos de esos folículos se están preparando para ovular en los próximos meses y qué tan saludables son esos folículos.

La HAM generalmente se mide el día 3 por conveniencia, pero se puede medir en cualquier momento durante el ciclo.

Una HAM más alta significa que se están reclutando muchos folículos, lo que puede indicar que la ovulación no está ocurriendo, llevando a un potencial diagnóstico de SOP.

HAM también fluctúa y cambia a lo largo de los ciclos, por lo que tener una sola medida no es suficiente para tomar decisiones. Tener una HAM más baja no significa que no puedas quedarte embarazada; significa que hay una menor probabilidad de que la concepción ocurra de manera natural.

Al contrario de lo que se cree, los niveles bajos de HHAM pueden mejorarse con cambios en la nutrición y el estilo de vida lo suficiente como para que realmente marquen la diferencia.

Progesterona:
Una vez que ocurre la ovulación y se libera el óvulo, se crea el cuerpo lúteo y comienza a producir progesterona (la hormona de la pro-gestación, del embarazo). La progesterona es la hormona dominante durante la segunda mitad del ciclo, y se mantiene alta durante 10 a 16 días hasta que o bien obtengas un resultado positivo en la prueba de embarazo o te baje el período.

La progesterona debe medirse 7 días después de la ovulación. No el día 21. Y este es uno de los errores más comunes que existen. El día 21 se estableció bajo el supuesto de que la ovulación ocurre el día 14, en los ciclos de 28 días. Pero eso es solo un promedio. ¿Cuántas mujeres conoces que tengan 28 días en punto? Desde luego yo conozco muy pocas… Si no ovulas el día 14, la prueba de progesterona del día 21 no te va a decir nada. No puedo insistir más en esto: habla con tu médico si no tienes ciclos de 28 días para que te hagan los análisis de la progesterona en el momento adecuado.

Medir la progesterona el día 3 o en la primera mitad del ciclo no tiene ningún sentido.


Hay otras hormonas que por lo general no se incluyen en el panel general de pruebas de hormonas, pero que es importante medirlas cuando quieres prepararte para concebir

DHEA-sulfato:
La hormona DHEA es la hormona precursora del estrógeno y la testosterona. Es una hormona anabólica y es esencial para la calidad ovárica. De hecho, muchos tratamientos de FIV incluyen suplementos de DHEA. Pero, ¿cómo puedes si tus niveles son óptimos si no los mides? La mayor parte de la DHEA en el cuerpo está en forma de sulfato (-S) y esa es la que se mide en sangre. La hormona DHEA es una hormona androgénica y también puede brindarnos información sobre el posible síndrome de ovario poliquístico o anovulación.

La DHEA-S se puede medir en cualquier momento del ciclo.

Testosterona:
La testosterona es una hormona fundamental no solo para los hombres. ¡Nosotras también la necesitamos! Es nuestra hormona de la motivación, nos ayuda a desarrollar músculo, nos mantiene motivadas, comprometidas y nos ayuda a “tirar para adelante”, ¡y aumenta nuestra libido! Sin embargo, no queremos que sea demasiado alta, ya que puede alterar totalmente el desarrollo de nuestros folículos. Como siempre, ¡equilibrio!

Naturalmente, disminuye con la edad, lo que también está relacionado con la disminución de la calidad del huevo con la edad.

Es importante medir tanto la testosterona libre como la testosterona total. La testosterona libre es la parte de la testosterona total que flota libremente en el torrente sanguíneo y es capaz de hacer su trabajo.

La testosterona se puede medir en cualquier momento del ciclo.

Panel de tiroides:
La mayoría de los médicos no te van a medir tu función tiroidea si no ven ningún síntoma. Y si lo hacen, solo suelen pedir la TSH y, a veces, la T4. Sin embargo, la función tiroidea tiene implicaciones en tu salud reproductiva. De hecho, la función tiroidea baja, conocida como hipotiroidismo, está relacionada con problemas de fertilidad y mayores tasas de aborto espontáneo.

Para obtener un diagnóstico preciso y ver si necesitas apoyo, necesita más que solo TSH y T4. La TSH es una hormona cerebral producida en la glándula pituitaria del cerebro y la T4 es la hormona tiroidea inactiva. No puede ser utilizada por la célula para hacer su trabajo hasta que se convierte en T3, la forma activa. Sería útil tener un panel de tiroides completo para saber si tu función tiroidea necesita apoyo o no.

Eso incluye:

TSH FT4 T4 T3 FT3 RT3
Anticuerpos TPO
Anticuerpos TG
El panel de tiroides se puede medir en cualquier momento del ciclo.

Cuéntame: ¿Tus análisis hormonales incluyen estos parámetros?

Si estas actualmente buscando el embarazo o quieres empezar a buscarlo, te sugiero que acudas a tu médico, ya sea su ginecólogo o tu médico de cabecera, y solicite un panel completo de pruebas hormonales que incluya todas las hormonas que hemos hablado arriba, así como medirlas en el momento correcto. Si hay algo fuera de equilibrio o algo en lo que necesitas trabajar, no quieres que pase un año entero cuando podías haber empezado a tomar acciones antes… ¿verdad? Cuando queremos un bebé, el tiempo también juega un papel importante.

¡No pierdas el tuyo!
submitted by simonbeatriz to u/simonbeatriz [link] [comments]


2020.08.13 11:28 claroquiepodemos La mala gente se identifica mejor con una ideología de derechas

Cuando tengas un debate con algún amigo, familiar o cuñao de derechas diles que, desde un punto de vista antropológico, la derecha representa el instinto más primario de la especie, y la izquierda el más evolucionado.
“La mala gente se identifica mejor con una ideología de derechas” por eso siempre votarán a un partido de derechas. Hay gente que ya viene de “fábrica” con mucha maldad, y otros al contrario. Las condiciones de la vida te pueden hacer cambiar, pero siempre el instinto primario va a ser el predominante.
Las ideologías de derechas son más cercanas a los instintos primarios. Cuando las cosas se tuercen, el sálvese quien pueda ha permitido a la humanidad sobrevivir y no extinguirse. Robar, mentir, acosar, intimidar, manipular... permite mejorar tu status y calidad de vida. Pero no solo a los que consiguen ese estatus por sus malas prácticas, también gente sin mentalidad “primaria” prefiere cobijarse a su sombra, ya que así también mejoran su calidad de vida. El exceso de estas malas prácticas provoca conflictos, por eso cada tribu o pueblo crea sus propias leyes. Pero no nos engañemos, las leyes se han hecho siempre principalmente para defender a los ricos de los pobres, no para tener una sociedad más justa.
La izquierda no es más que una oposición para que los instintos más primarios no sean la norma predominante en una sociedad donde las necesidades básicas están cubiertas. La izquierda es la que denuncia y persigue al que roba, miente, acosa, intimida, manipula, adoctrina en creencias, impide progresar, etc. Por eso la derecha se defiende acusando a la izquierda de cosas inventadas, cuando no de sus propios defectos. La derecha permite todo esto dentro de unos límites, por eso el capitalismo y el neoliberalismo se asocian mejor con una ideología de derechas.
En una sociedad precaria, como podrían ser estados de guerra, hambrunas, condiciones ambientales extremas, etc, los instintos primarios son los predominantes. Estas etapas de la historia de la humanidad son la norma, por eso en las sociedades siempre ha predominado una ideología conservadora y de derechas. Mientras que cuando han florecido las civilizaciones los instintos primarios ya no se llevan tanto a la práctica y quedan como lo que son, meros instintos que nos sacarán del apuro cuando vengan mal dadas.
Pero en una sociedad avanzada como la nuestra, donde la ciencia y la tecnología permiten vivir con nuestras necesidades básicas cubiertas, no es necesario echar mano de esos instintos primarios para obtener una calidad de vida superior. Sin embargo, la avaricia y otros instintos muy arraigados, han permitido a la humanidad que el capitalismo se asiente e incluso sea aceptado por la izquierda.
¿Pero consideras aceptable utilizar, explotar, manipular, engañar y dañar a otros para obtener fama, riqueza o poder? ¿No dudas en intimidar, acosar y apartar a quienes se interponen en tu camino, para alcanzar tus objetivos y mejorar tu estatus? ¿Apruebas comprar bebés a mujeres pobres y pagar por sexo, sí o no? ¿Prefieres sacrificar lo que haga falta a tus intereses, a intentar conciliarlos con los ajenos para no perjudicar a nadie? ¿Te preocupa el futuro del planeta y de la humanidad, o no te importa arruinarlos si con ello obtienes un beneficio personal?
Estamos hablando de elegir entre dos formas diametralmente opuestas de concebir la existencia: o con los demás, o contra los demás (y que gane el mejor, a ser posible tú, que para eso eres más alto, más listo y más guapo).
Antropológicamente la mujer representa la izquierda y el hombre la derecha, porque el hombre siempre ha sido dominador y la mujer sumisa. Una sociedad matriarcal es más cercana a una ideología de izquierdas. La mujer ayuda a toda su prole a subsistir en igual de condiciones, no prioriza. El hombre sin embargo prefiere que predomine en su prole la ley del más fuerte, al fuerte se le ayuda y se premia y al débil se le aparta o abandona. Este instinto lo tiene más arraigado porque el hombre siempre se ha encargado de cazar, luchar y defender su territorio.
Obviamente, no existen razas puras de personas de izquierdas o de derechas, sino cruces y variedades diversas con mayor o menor grado de desviación del modelo. Por eso podemos ver a gente que presume ser de izquierdas pero tiene un temperamento que se acerca más a una ideología de derechas; y al contrario, vemos gente que por intereses vota antes a un partido de derechas pero sin embargo su temperamento es más amable y más de izquierdas. Esto se debe a que no siempre podemos hacer lo que nos gustaría, el instinto de supervivencia nos obliga en ocasiones a comportarnos de manera más primaria y retrógrada. El miedo y las circunstancias obligan a los humanos a comportarse de forma muy distinta a cómo sienten y les gustaría. Es por eso el discurso del miedo "derechiza" a la pobalción.
Estos instintos primarios los tenemos todos en mayor o menor grado, incluso los que tenemos ideología de izqueirdas, aunque luchemos contra ellos, por eso resulta evidente que no tratamos con la misma deferencia a los de "dentro" (los miembros de nuestra propia familia, círculo, nación, religión o profesión), que a los de "fuera" (extraños, inmigrantes, extranjeros, clientes desconocidos, etc.), por poner solo un ejemplo.
Deberíamos aceptar que las soluciones de la izquierda decimonónica han sido en ocasiones peores incluso que las de derecha, y no se puede afirmar que haya cometido menos errores que su rival. Sacrificar el individuo a la comunidad no es mejor que sacrificar la comunidad al individuo. Se trata de dos planteamientos igualmente nefastos. Pero este es otro debate, la izquierda decimonónica debería dejar paso a una izquierda del siglo XXI. Sea como fuere, por desgracia, a la mayoría de los humanos lo colectivo nos motiva menos que lo individual, razón por la que nos resulta tan difícil construir un proyecto común solvente.
Un votante de derechas te dirá que él no es una mala persona, que la mentalidad típica de la derecha es la del león: sostener que la vida es una selva y que cada cual tiene que abrirse camino en ella a zarpazos. Y así educan a sus hijos. La de la izquierda en cambio es intentar trascender nuestra innata condición animal. La primera cree en un orden jerárquico natural de seres superiores e inferiores; de cazadores y presas; de ganadores y perdedores; y la segunda en la equidad, en una sociedad digna para todos, sin señores ni siervos.
Todo esto no significa que la gente de derechas sea menos inteligente, instruida o capaz que la de izquierdas. Al contrario, debido a la posición más elevada que ha ostentado históricamente en la sociedad, ha disfrutado habitualmente de mayores recursos, preparación y conocimientos que ella.
Ahora nos queda debatir si el león es “mala gente” o si nosotros debemos dejar de lado nuestros instintos más primarios de lado. Creo que ese equilibrio es el que nos ha permitido, por una parte evolucionar (izquierda) más que otros animales, pero por otra ha permitido no extinguirnos (derecha). La pregunta es si es necesario mantener vivos esos instintos si nuestra sociedad actual sigue evolucionando de forma tan acelerada hacia una sociedad donde las máquinas nos protegerán de todos los peligros.
submitted by claroquiepodemos to podemos [link] [comments]


2019.03.15 09:17 NoMeVoyMeQuedo Qué ha hecho Irene Montero para poder concebir una niña? ¿Se puede elegir el sexo del bebé o son teorías infundadas?

La portavoz en el Congreso de los Diputados de Unidos Podemos Irene Montero, ha anunciado que será de nuevo madre y ha especificado hasta el sexo, será una niña por lo que, se supone, ya ha debido de pasar la semana 12 de gestación para saberlo. Eso o se ha sometido a un test tipo amniocentesis o similares donde el resultado del sexo es 100% seguro. Sea lo que sea el caso es que ella está esperando una niña. Muchas parejas en busca de descendencia tienen preferencias y no pocas se preguntan si es posible elegir el sexo. Es decir, ¿existen trucos fiables para logra un niño o una niña? Antonia González, embrióloga integrativa y directora de Psicofertilidad Natural, lo explica: “En muchas ocasiones, muchos futuros padres fantasean con tener un niño o una niña, bien porque están buscando la parejita, o bien porque sienten una predilección sobre un sexo determinado. Pues bien, podemos encontrarnos ante dos formas de intentar “elegir” el sexo del bebé. Hay una primera forma, basada en teorías (Teoría Shettles) y métodos (Método Baretta) que aumentan la probabilidad de elegir el sexo del bebé, pero hoy en día ninguna de ellas está demostrada científicamente o al menos no tiene una base científica seria que la respalde. Por otra parte, el tema de la selección del sexo siempre ha sido un tema que me ha parecido muy curioso, ya que la propia naturaleza busca el equilibrio... en el mundo somos unos 7500 millones de personas, y el 50.5% son hombres y el 49.5% son mujeres (datos de la Central Intelligence Agency y Naciones Unidas). Se podría considerar que existe “casi” un equilibrio en los diferentes sexos, y esto lo ha elegido la naturaleza, nuestro propio cuerpo.
¿Pero cómo se forma un embrión? ¿Cómo se determina el sexo de ese embrión?
El ser humano tiene una dotación cromosómica, es decir, tiene 23 pares de cromosomas. Entre estos cromosomas tenemos un par que determina el sexo, si somos mujeres tendremos el par XX y si es un hombre tendrá el XY. Cuando se junta el óvulo y el espermatozoide, cada uno aporta un cromosoma al futuro bebé, obviamente el óvulo aporta un cromosoma X, y el esperma aporta el cromosoma X o el cromosoma Y. En el caso de que se unan XX será una niña, y en el caso de que se unan el XY será un niño. Por tanto es el espermatozoide el que realmente determina el sexo del futuro bebé.
Hasta aquí está todo clarísimo y demostrado, pero a partir de aquí empiezan a aparecer teorías, como por ejemplo la teoría Shettles que explica que el día que se mantienen relaciones sexuales es importante para concebir niño o niña. Ya que el espermatozoide que tiene el cromosoma Y tiene unas características distintas a los espermas que tienen el cromosoma X.
Los espermas Y son más rápidos, porque tienen un peso molecular menor, y además son más sensibles, y mueren antes que los espermas X. Recordemos que el esperma tiene que nadar desde la vagina hasta la trompa de Falopio, y pasar varias barreras que pueden matarlo, como por ejemplo el moco cervical y la acidez del medio.
Teniendo en cuenta esta teoría, podríamos aumentar las probabilidades de tener un niño, por ejemplo, si se mantienen relaciones sexuales el día justo de la ovulación, ya que el esperma Y es más rápido y el óvulo está justa saliendo de su folículo para ser transportado por la trompa.
En el caso de buscar una niña, esta teoría recomienda mantener relaciones sexuales uno, o dos, días antes de ovular, ya que los espermas Y llegarían a la trompa antes, pero al no estar el óvulo morirían porque son más sensibles al medio, y los espermas X al ser más resistentes y más lentos, serían capaces de llegar en el momento de la ovulación, que sería unos días después del acto sexual y la eyaculación.
“Insisto en que son teorías y no hay nada demostrado, en el año 1992 se hizo un estudio al respecto, donde no se relacionaba los días del coito con el sexo del bebé, y en 1995 se hizo otro donde dejaba la puerta abierta a una posible relación, pero el propio estudio hablaba de que se necesitaría más información para poder asegurarlo. Así que son eso, teorías.
Existe una segunda teoría, el Método Baretta, esta teoría está basada en la alimentación que tenga la futura madre, la bioquímica argentina Adriana Baretta, recomienda ingerir cierto tipo de alimentos en función del sexo que deseemos tener.
Su teoría nos habla de la acidez del moco cervical, como comentaba anteriormente que el moco sea más o menos ácido, es muy importante para que los espermas puedan pasar o no. Ya que si éste es ácido es más fácil que mate a los espermas. Por lo que la bioquímica recomienda comer todo aquello que aumente el PH del moco (es decir, que lo haga básico) si queremos tener un niño. Y que comamos alimentos que acidifiquen el moco si queremos tener una niña. Ya que como el esperma Y es más sensible a la acidez, moriría y sería más probable que llegara a la trompa un esperma X. Pero si nos salimos de las teorías y nos vamos a la ciencia casi exacta, entonces podemos hablar de la selección de sexo que se puede realizar gracias a las técnicas de reproducción asistida.
Existe una técnica, que es legal en España, llamada Diagnóstico Genético Preimplantacional, y que los embriólogos utilizamos para seleccionar aquellos embriones sanos cromosómicamente hablando. Es una técnica de reproducción asistida que cada día se utiliza más, ya que como la edad de la futura madre cada vez es más avanzada, esta técnica nos puede ayudar a detectar anomalías en el embrión antes de ser transferido al útero de la madre.
Cuando el embriólogo realiza esta técnica estudia todos los cromosomas, por tanto también el X y el Y, y nosotros sí sabemos el sexo de cada uno de los embriones, pero en España no es legal la selección de sexo, y está totalmente prohibido comunicarlo a los pacientes. Y siempre el embriólogo seleccionará al mejor embrión para ser transferido, independientemente del sexo y del deseo de los padres. Solo se selecciona el sexo en el caso de que exista una enfermedad cromosómica asociada al cromosoma X o al cromosoma Y, en ningún otro caso se puede seleccionar el sexo del embrión. Lo que sí os puedo decir es que en otros países sí tienen la posibilidad de seleccionar el sexo del bebé “por placer”, pero en nuestro país, al menos hoy en día es imposible.
submitted by NoMeVoyMeQuedo to podemos [link] [comments]